Posteado por: marielisfuentes | julio 21, 2014

¿POR QUÉ ASALTAR EL CUARTEL MONCADA?

Cuando Fidel Castro asaltó el cuartel Moncada de Santiago de Cuba junto a un grupo de jóvenes aquel 26 de julio de 1953 lo hizo convencido de que podía perecer en busca de la libertad para su sufrido pueblo; pero era más fuerte su compromiso. Esa misma convicción la tuvieron los que de forma simultánea atacaron la fortaleza Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, perteneciente a la provincia de Granma.

Esa acción armada fue la respuesta a la situación económica, política y social reinante en Cuba, a raíz del golpe de Estado perpetrado por Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952. Algunos datos estadísticos de ese año evidencian que la cifra de desempleados de 600 Mil crecía, los campesinos permanecían expuestos al despido al no pagar la renta estipulada, los niños del campo eran devorados por parásitos, 400 Mil obreros industriales y braceros percibían ingresos insuficientes, los jóvenes que lograban culminar la enseñanza superior egresaban de los centros docentes sin garantía de empleo.

9 Mil maestros permanecían desocupados por falta de aulas, las dos terceras partes de la población escolar no asistía a clases; consecuentemente las epidemias se adueñaban del territorio, las enfermedades menos alarmantes devenían casos fatales y la mortalidad alcanzaba índices altísimos.

Ante este panorama ardían las ansias de justicia de los jóvenes del centenario, quienes juraron no dejar morir al Apóstol José Martí en el año de su centenario.

En Guantánamo, a pesar de no conocerse de la intención de Fidel de atacar esos centros militares, el 26 de julio también se alzó la juventud digna para limpiar a la patria de asesinos y traidores.

Fue ellos estaba el campesino Miguel Bertrán Bertrán, de 24 años de edad, quien junto a un veintena de jóvenes decidieron realizar prácticas de tiro y otras maniobras para luego asaltar la jefatura del Escuadrón 16 de la Guardia Rural de Guantánamo, ocupar las armas y municiones e iniciar la lucha guerrillera contra Batista . Ese día Miguel Bertrán convoca al alzamiento en Sierra Canasta tras el aviso de que existía un inusual movimiento de tropas dentro del cuartel y aumentaba el patrullaje.

En la madrugada del día 27 de julio se informan a través de la radio de lo sucedido en el Moncada y acuerdan entonces buscar en la ciudad a los estudiantes guantanameros comprometidos con el alzamiento; pero al día siguiente son rodeados y detenidos por un grupo de soldados con lo cual se le da fin a este movimiento guantanamero.

Ni el alzamiento en Sierra Canasta ni el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes lograron sus objetivos de derrocar al tirano Fulgencio Batista; sin embargo demostró que la juventud guantanamera y cubana en general estaba decidida a la lucha armada contra el régimen dictatorial y lograr la independecia total de la isla.

Por eso para los cubanos El 26 de julio es una fecha especial. Esa acción armada abrió el camino para la etapa decisiva de nuestras luchas por la independencia que se logró el Primero de Enero de 1959 con Fidel Castro al frente.

Una revolución que cumple con creces las expectativas de los Jóvenes del Centenario, que resolvió los problemas plantados por Fidel Castro en su alegato de autodefensa conocido como La Historia Me Absolverá: el problema de la tierra, el de la industrialización, de la vivienda, del desempleo, el problema de la educación y el de la salud.

Aquí están los resultados palpables en indicadores de salud comparables con naciones del primer mundo, el desarrollo sistemático de la biotecnología, el acceso de campesinos y pueblo en general al cultivo de la tierra para producir alimentos, la labor del personal de medicina y enfermería en los rincones más intrincados de la geografía cubana y de varias naciones del planeta, el proceso de construcción de viviendas, el perfeccionamiento del proceso de enseñanza aprendizaje y el protagonismo activo de la mayoría de los cubanos en la actualización de nuestro modelo económico.

Cada 26 de julio se traza una nueva estrategia de victoria comprometidos con los héroes y mártires de esa gesta y también por José Martí quien, a decir del propio Fidel, fue el autor intelectual de esa hazaña llevando en el corazón la estrofa magnífica del himno de que “ morir por la patria es vivir”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: