Posteado por: marielisfuentes | junio 12, 2012

La muerte de un mito en Cuba

 

Teófilo Stevenson y Fidel

Teófilo fue un excelente boxeador y un revolucionario convencido.

El súbito fallecimiento del legendario púgil cubano Teófilo Stevenson sentó el lunes a los cubanos como uno de los temibles derechazos del tricampeón olímpico y mundial.Un infarto derribó definitivamente a un caballero dentro y fuera del ring, de físico privilegiado, técnica sobria y demoledora pegada que reinó durante casi dos décadas en las categorías pesadas. Su muerte llega a pocas semanas de los Juegos Olímpicos, lid en la que Stevenson hizo historia, con sus coronas en Munich 1972, Montreal 1976 y Moscú 1980, y es un referente obligado.

Aunque el costumbrismo cubano suele recordar más una supuesta frase suya sobre la técnica, Stevenson dijo también que nunca perdió un pleito, porque siempre aprendía algo, y varias veces lo demostró.

El 7 de agosto de 1971 perdió 2-3 contra el estadounidense Duane Bobick en los Juegos Panamericanos de Cali-71, y sin embargo, años después aseguró que “ese día gané los Juegos Olímpicos de Munich”.

El fallecido cronista deportivo cubano Bobby Salamanca describió la revancha Stevenson-Bobick, aquella paliza del cubano a la llamada Esperanza Blanca en septiembre de 1972, en el Box Halle Olympiapark. “Bobick no esperaba el gancho de derecha que lo sacude desde abajo, que lo conmueve desde su centro de gravedad. El gancho que le dobla las rodillas. El gancho que lo tiene en la lona. ÂíEl gancho! El público estalla en sus oídos. Lo atolondra. Duane Bobick se levanta. Ocho segundos (…)” Bobick intentó un contrataque, pero no pudo impedir la derecha recta tirada al mentón que lo lleva de nuevo al piso, de donde se levanta ahora llevado solo por lo que le queda de voluntad. “Stevenson va por la gloria… Uno, dos, tres jabs seguidos… Su derecha está al salir con el poder del rayo…, cuando Wolf se interpone y sostiene en sus brazos al hombre que se desploma.”

Aquel 6 de septiembre de 1972 nació el mito, el supercompleto respetado y temido, el que renunció a pasar al profesionalismo y ganar millones de dólares: “prefiero el cariño de millones de cubanos”, dijo más de una vez.

 Nacido el 29 de marzo de 1952, Stevenson medía 1.97 metros y en sus mejores momentos pesaba 93 kilogramos. Entre sus atributos estaban una pegada demoledora, su arte en el ring, y la asombrosa agilidad para su peso, más una caballerosidad que lo hicieron merecedor del Trofeo Fair Play (Juego Limpio). Aún se especula sobre quién habría ganado de concretarse un match con reglas especiales entre él y el monarca profesional Cassius Clay (Muhhamad Ali), quien se definía como “el más grande”.

Más allá de sus proezas deportivas, Stevenson fue un paradigma del sistema deportivo desarrollado en Cuba tras el triunfo de 1959, cuando el deporte pasó a ser un derecho del pueblo.

Fuente: Prensa Latina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: