Posteado por: marielisfuentes | abril 8, 2011

LES PRESENTO A MI VECINA ELVIRA HECHAVARRÍA.

Después de casi 20 años siendo vecina de Elvira Hechavarría Gallardo es ahora que la conozco bien. El hecho lo motivó su conversación acerca de la huelga del 9 de abril de 1958 en la cual participó cuando trabajaba en la escuela Mariana Grajales de su natal San Luis en Santiago de Cuba.

Me contó que en aras de la unidad de acción contra la tiranía el 12 de marzo de ese año Fidel Castro lanzó un manifiesto al pueblo para convocarlo a la huelga general y cursó órdenes a los comandantes y jefes de frentes para que desplegaran acciones de apoyo a la huelga. Se acordó el 9 de abril como fecha para efectuarla, teniendo como precedente la huelga que había dado al traste con la dictadura de Gerardo Machado.

Ese día se realizaron acciones armadas en numerosas ciudades, aunque el despliegue más grande se realizó en la ciudad de Sagua la Grande, actual Villa Clara. Incluyen además el asalto a las emisoras nacionales y la transmisión por sus canales del llamamiento a la huelga general revolucionaria, el asalto a la armería de La Habana Vieja, la voladura de registros de electricidad, los paros y sabotajes en varias terminales del transporte y la paralización prácticamente completa de todo Oriente por la acción combinada de las fuerzas guerrilleras y de la clandestinidad, incluido el ataque al Cuartel de Boniato por las milicias de Santiago de Cuba dirigidas por René Ramos Latour.

Dijo con dolor que la huelga del 9 de abril de 1958 no triunfó; sin embargo sirvió de base para solidificar la unidad de las fuerzas revolucionarias y preparar el camino para la victoria definitiva que se produjo el primero de enero de 1959.

“Esta señora es un libro viviente de historia de Cuba” afirmé y luego lo confirmé. Elvira laboró desde 1951 hasta 1995 en el sector de La Educación como conserje de escuelas, oficinista y técnica de Recursos Humanos; por eso valora con tantos elementos las diferencias del capitalismo y el socialismo en ese sentido.

Al triunfar la Revolución se incorporó a todas las tareas orientadas: fundó la Defensa Civil, participó en la primera campaña de vacunación y en la organización de las primeras elecciones para delegados del Poder Popular.

Sus reconocimientos son muchos, resultó trabajadora destacada desde 1976 al 79, sobresalió en la vigilancia revolucionaria en la provincia de Santiago de Cuba en el año 1981, recibió diplomas durante varios años por destacarse en la salvaguarda de las conquistas revolucionarias.

Tuve en mis manos la medalla que le confirió la Coordinación de los Comités de Defensa de la Revolución por ser fundadora de la masiva organización y cumplir activamente con todas sus misiones. Palpé además el sello como educadora ejemplar que avala su quehacer en el sector.

La naturaleza introvertida de Elvira no le permite hablar de sus méritos y conocimientos, tampoco acepta fotos ni grandes entrevistas aunque sí está dispuesta a enseñar a los jóvenes, para que así amen más a esta Isla que tanto hace por el ser humano. “En Cuba cada día se vive algo diferente que te hacen sentir orgullosa de pertenecer a este pueblo”, me dijo finalmente.

A sus más de 7 décadas de vida Elvira Hechavarría Gallardo continúa archivando anécdotas que perfilan su vocación como libro viviente de Historia, y yo anhelo que esta crónica ayude a que otras personas sepan de la existencia de una mujer excepcional que habita en el apartamento 56-b del edificio 12 en el reparto Rubén López Sabariego, en la ciudad de Guantánamo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: