Posteado por: marielisfuentes | marzo 7, 2011

RECUERDAN A VILMA ESPÍN EN GUANTÁNAMO

Pocas horas nos separan del Día Internacional de la Mujer, una fecha de mucha significación para las cubanas quienes desde enero de 1959 en que triunfó nuestra revolución contamos con derechos como el trabajo, el respeto, la igualdad, la salud y otros que nos distingue de millones de féminas que en varias partes del mundo son discriminadas y expuestas a la prostitución.

Y en este día debemos recordar a Vilma Espín Guillois, la mujer que más se ocupó en que se reconocieran esos derechos de las féminas. Aquí les dejo esta crónica que surgió de mi admiración por ella.

Una vez más se equivocó la muerte. Intentó quitarnos su presencia y borrarla para siempre, y solo consiguió inmortalizar a Vilma Espín Guillois. Porque las ideas justas y los nobles sentimientos nunca mueren.

Desde muy joven Vilma se incorporó a la lucha por lograr la verdadera independencia de Cuba y en el Segundo Frente Oriental derrochó valor e inteligencia.

Se entregó sin límites a la defensa de los derechos de las féminas a través de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), organización en la que alzó su voz a favor de la igualdad, de la incorporación de la mujer a la sociedad y al empleo, y también al programa de cambios políticos y socioeconómicos en marcha.

Abogó por la superación cultural y escolarización de las mujeres y la posibilidad de ejercer el poder y adoptar decisiones a todos los niveles.

Con los niños tuvo una atención especial, defendió la idea de respetar los derechos de estos a ser educados, a jugar, a tener servicios de salud; fue protagonista de la creación de los círculos infantiles, revalorizó la importancia de la educación en la edad preescolar y promovió la experiencia de madres y padres combatientes por la educación.

Fue ella quien introdujo en 1962 el tema de la educación sexual y en ese sentido orientó y dirigió la publicación de textos sobre el tema.

Su constante batallar por una obra mejor le permitió integrarse al Consejo de Estado de la República de Cuba y dirigir la Comisión de Atención a la Mujer, la Infancia y la Juventud de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en la cual participó en la elaboración del Código de la Familia, aprobado en 1975, entre otras leyes que se relacionan con la mujer.

Vilma  derrochó ternura, fidelidad, amor a la familia y especialmente a la Patria. Tuvo la sensibilidad de descubrir lo bello en cada cosa y a pesar del trabajo intenso mimó a sus hijos y cantó a su gran amor.

En VilmaEspín Guillois se resume la constancia en el trabajo. Como eterna presidenta de la FMC está y estará presente en cada tarea de las féminas; su ejemplo guiará cada acuerdo adoptado por ellas, las acompañará en cada movilización productiva, en cada trinchera de combate porque es inigualable y forma parte de la historia de Cuba y de las cubanas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: